Thursday, July 30, 2009

PUTEANDO LA SINTAXIS Y OTROS CRETINISMOS

Labor periodística independiente. Vaya pinchi bromita. Ansina se le llama a la referida talacha cuando es un tanto servil, convenenciera, pusilánime y ambigua. A parte de su ineptitud, los batos de esta empresa papiresca mantienen una actitud de oportunismo político con la gente del poder y las instituciones oficiales; las promueven, se sirven de ellas y son sus expositores. Participan conjuntamente con ellas en los festejos mediatizadores.
Mutualidad convenenciera: unos y otras se andan besando el culo.

Cabezal del periódico Frontera (miércoles 10 de septiembre de 2008):

«En el abandono permanece estancia infantil»

Una niña —que se llama estancia infantil— se quedó en un cochino pueblo, conocido como el abandono.

Corrección: Estancia infantil abandonada.

Cabezal del periódico Frontera (miércoles 10 de septiembre de 2008):

«Entrega DIF al mes mil 114 despensas».

El señor «mes» se fue de cuaje, pues recibió mil 114 despensas.

Corrección: Cada mes, el DIF entrega mil 114 despensas; Entrega DIF, mensualmente, mil 114 despensas, etcétera.

Cabezal del periódico Frontera (miércoles 10 de septiembre de 2008):

«Molesta a pacientes espera en siquiátrico».

Ahhhhh...Pero qué jodona nos salió esa pinche «espera». ¿Porqué molesta tanto a los pacientes?
Siquiátrico es el nombre de una institución, por tanto, debe llevar mayúscula en la primera letra.

Corrección: el entuerto prosódico es como una caca de perro. Yo paso.

Cabezal del periódico Frontera (miércoles 1 de octubre de 2008):

«Piden la ´cabeza´ de funcionario»

Y ¿para qué quieren la cabeza del funcionario prianista?; ¿para hacer con esa chompeta tacos o tamales?
Además, no se trata de un funcionario sino de un servidor público.

Cabezal del periódico Frontera (miércoles 1 de octubre de 2008):

«Acusan abuso de autoridad de Leyzaola»

O sea, que al «abuso de autoridad» es a quien acusan, y no al mentado chema de apellido Leyzaola. Qué porquería de sintaxis, parece que escriben con el toliro. El inadecuado uso de las preposiciones es de lo peor que visto.

Corrección: Acusan de abuso de autoridad a Leyzaola; Acusan por abuso de autoridad a Leyzaola; Leyzaola, acusado de abusivo, etcétera.

Cabezal del periódico Frontera (miércoles 1 de octubre de 2008):

«Suben hoy otra vez gasolinas»

¿Suben las gasolinas?; ¿hacia dónde suben las gasolinas?;¿al suelo o al cielo? Menos mal que no será el precio de las mismas el que suba, sino solamente las gasolinas.
Y ¿porqué pluralizan un sustantivo colectivo?

Corrección: Aumenta el precio de la gasolina; Sube el precio de la gasolina, etcétera.

PUTEANDO LA SINTAXIS Y OTRAS MENGAMBREAS


Los machines del periódico el «Mexicuín» celebran cuarentainueve años difundiendo tropelías sintácticas y prosódicas; y lo hacen ofreciéndole a sus leyedoras y leyedores un rico surtido de malacancheces ortográficas que el (in)eficiente equipo de cabeceros y correctores de estilo ha preparado exprofeso.
Cincho que a estas horas —chalanes, tamemes, redactores, gacetilleros y coordinadores de edición— han de andar todavía embotadísimos con tanto vidrio que chuparon con motivo del mentado festejo.
Estos son los ejemplos que yo pongo a ojos de mis alumnos de bachillerato y universidad, en las materias Taller de lectura y redacción, Expresión oral y escrita, Estrategias de lectura y escritura y asignaturas afines, a efecto de que, oportunanmente, adviertan y no caigan en las melolengadas en que incurren los irresponsables gacetilleros, forlicularios y redactores de pacotilla que pululan por trocadas en los principales rotativos (me refiero particularmente a los tres pápiros de mayor circulación en estos lares fronterizos: El Mexicano, Frontera y Zeta).

Cabezal del periódico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Traerá crisis ´gringa´ más pobres».

Y ¿en qué clase de transporte traerá a esos pobretones esa señorona a la que apodan la «crisis gringa»?.
¿En avión, en ranfla o en burro?

Corrección: Crisis gringa causará (provocará, ocasionará) más pobreza.

Cabezal del periódico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Piden regreso de militares».

Que nomás venga el mentado «regreso», los militares, nel; ellos que se vayan a otra parte o se queden en sus carracas.

Corrección: Piden que regresen los militares; Piden a lo militares que regresen; Que regresen piden a los militares; Piden que regrese la milicia, etcétera.

Cabezal del periodico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Asaltó negocio Internet-Com».

Por andar cometiendo delitos de robo a mano armado, el delincuente «Internet-Com» ya está en la cárcel.

Corrección: se requiere un nuevo enunciado.

Cabezal del periódico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Darán a conocer mañana nueva tarifa al transporte».

Aquí sí qué se pasarón de riatas, le pegaron duro a la sintaxis y desvencijaron las reglas ortográficas (orden de las palabras en una oración y normas para una escritura correcta, respectivamente). Gratuitamente les daré unas clasecitas para limpiar un poco la cagalera que hicieron los desarrapados cabeceros.
El enunciado —«Darán a conocer mañana nueva tarifa al transporte»—, como ya se sabe, contiene un sujeto tácito (que es ellos o ellas), un predicado verbal que se integra por una perífrasis verbal («darán a conocer») y que funciona como su núcleo, un complemento directo del núcleo del predicado (o sea, «nueva tarifa al transporte») y que es el elemento sintáctico en el que recae la acción directa del verbo y que se obtiene o se logra identificar mediante la pregunta ¿qué es lo que «darán a conocer»?; pues, evidentemente que una «nueva tarifa». Asimismo, la oracion contiene un complemento indirecto, elemento sintáctico a quien se dirige la acción verbal, en este caso, el sintagma nominal «al transporte» (que es un frase errónea porque debería ser a los usuarios de dicho «transporte», y no al revés); además, el enunciado contiene un adverbio de tiempo («mañana»), estúpidamente insertado en medio de la oración, que debió haber quedado separado por comas. Lo preferible hubiera sido colocarlo al principio de la unidad enunciativa.

Corrección: Darán a conocer, mañana, nueva tarifa al transporte; Mañana darán a conocer nueva tarifa al transporte.

Cabezal del periódico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Botín político el querer destituir a De la Rosa».

El «querer» es un «botín político». Y ¿el amar, el llorar, el reír y el morir qué serán?; ¿Corucos, gonorrea, liposucción, un asalta bancario? ¿Qué?
Además, ¿porqué meten mayúscula en la preposición «de»? No la lleva.

Corrección: ni hacer el esfuerzo; de nada serviría.

Cabezal del periódico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Cumple don Pedro 50 años».

Okay, pero ¿debido a qué cumple el toleco de años don Pedrito? ¿Los cumple por todo el tiempo que ha estado chupando del bote presupuestívoro?; ¿por andar en la politiquería barata y tras el hueso oficialista? ¿De qué?

Cabezal del periódico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Ejecutaron a un ex comandante».

Tal vez quien se echó al plato al hoy occiso fue un prefijo (ante, expo, anti, co, pre, pro, etcétera). Pues, el vocablo «excomandante» es un término compuesto que la gramática, por razones de articulación verbal, es decir, por su rigor enunciativo, exige su integración en una unidad lingüística inseparable; toda vez que se constituye como palabra que se pronuncia de un sólo golpe fónico, sin pausa en la enunciación; y no de la manera separada como han escrito los ineptos redactores del pápiro de marras (ex comandante).

Cabezal del periódico «El Mexicano» (domingo 5 de octubre de 2008):

«Tras el rastro de un pseudo ´Che´».

Ibidem, y la competencia periodiquera bulle con las mismas atrocidades.
Guachen:

Cabezal del periódico Frontera (miércoles, 27 de agosto de 2008):

«Cae ex ministerial por un homicidio».

Yo creo que el «homicidio» le metió el pie al «ex ministerial» y éste... ¡pum!; se fue de hocico, cayó y calló.

Y aquí tienen otro titular con el mismo jedor sintáctico:

Cabezal del periódico Frontera (miércoles, 27 de agosto de 2008):

«Se defiende por demanda ex regidor».

Siguen estos fulanetes sin saber qué es un prefijo. Para estos güeyes, de seguro, que un prefijo es algo que jamás va fijo, pegado. De todos modos, ai les baila este dato:
prefijo es la partícula que se le antepone a una palabra para formar otra o darle una nueva acepción en su significado. Deriva del latín moderno y, por vez primera, fue usado en el idioma inglés (praefixum, 1614); y quiere decir fijado adelante.

Corrección: dado que la estructura sintáctica del enunciado está más torcida que una bichora de cochi recién castrado, pues paso a enmendar el yerro: Se defiende exregidor demandado; Exregidor demandado se defiende, etcétera.

Cabezal del periódico Frontera (miércoles 1 de octubre de 2008):

«´Dispara´el verano costo en electricidad».

Ah, qué señor «verano» tan disparador; cogió su pistolona calibre 44 copa de oro, la cargó de tiros y comenzó disparar «costos en electricidad» a diestra y siniestra. Nomás relampagueaban los mentados «costos». Lo bueno es que el señor «verano» no hirió a nadie.

Corrección: no hay forma de enmendar la estupidez tipográfica, pues se trata de una torcedura oligofrénica, de un apestoso galimatías sin solución.

Sunday, September 03, 2006

LAS PAVONADAS ANTIORTOGRÁFICAS DE LOS ZETEROS DE BLANCORNELAS


Míster Blancornelas tiene en su gacetario Zeta a puro corrector melolengo; y es que el ruco tolera y admite yerros y desatinos que solamente pueden nacer de la estupidez o de la ignorancia.
La prueba de lo que digo se documenta sin reparos en la edición correspondiente a la «semana de [los días] «18 al 24 de agosto de 2006». Y, en efecto, en el número de periókido 1690 (paginas 10 y 11 A) hay un encabezado de la sección «DOBLEPLANA» en la que aparece esta barbaridad lexicográfica y antiortográfica:

«Autoridades mexicanas: Se hacen como que no hoyen».


A los responsables de tal cagalera, antes de azotarles las nalgas con un cinto mojado, deberían de echarlos a patadas del departamento de redacción y corrección periodística. Qué poca madre ésa de escribir la conjugación del verbo oír con ache. Abofetearlos por pendejos o ignorantes es poca reprimenda.

Por otra parte, el señorón Blancornelas continua empleando de manera errática y desparpajosa el pronombre enclítico «les», confundiendo los complementos directo e indirectos de las oraciones simples y compuestas. Leamos una nota suya, antañamente publicada en el pápiro de marras, en la que, además de otras pachorradas sintácticas y prosódicas, el verbo sufre afrentas. Y lo demuestro reproduciendo a continuación parte del artículo que escribe el distinguido periodista J. Jesús Blancornelas, y que se publicó en la edición correspondiente a la semana del 6 al 12 de septiembre de 2002.
La nota se titula "Palo" a los Arellano (tema al que le ha sacado jugo hasta el cansancio), y guachen cómo inicia:

"Les hizo falta Benjamín y Ramón."

El enunciado, sin tomar en cuenta el sujeto tácito, se compone –sintácticamente- de tres elementos: un pronombre enclítico (les), que funciona como complemento indirecto del núcleo de la oración; el verbo auxiliar (hizo), que forma perífrasis verbal con el participio irregular (falta); que conjuntamente son la parte medular del predicado y, por último, el complemento directo, constituido por los sustantivos Benjamín y Ramón.
Por la lógica del sintagma, se deduce que el sujeto, si lo expresamos, es A ellos, o bien, A los Aretes; el enunciado diría así:

A los Arellano les hizo falta Benjamín y Ramón.


De lo anterior, se advierte la falta de correspondencia de accidentes gramaticales: el sujeto es de número plural; mientras que el verbo hizo aparece en singular, cuando debe estar escrito en el plural hicieron, y que necesariamente debe guardar correspondencia morfológica con el complemento directo (Benjamín y Ramón), que es una frase de doble sustantivo, que indica pluralidad de objetos. Por tanto, la expresión correcta debe quedar así: Les hicieron falta Benjamín y Ramón.

Las fallidas desinencias gramaticales de género, también pululan en la nota de don Chuy:

"Nueve personas fueron ejecutadas (sic) el viernes 16 de agosto de este año." "En el sitio donde los tirotearon, fueron encontradas bolsas como las utilizadas por el narcotráfico para transportar cocaína."

El sintagma nominal -nueve personas- es el sujeto del enunciado; que se forma con un adjetivo numeral y un sustantivo plural de género femenino. De acuerdo, pero en la segunda expresión se sustituye al sujeto (de número plural y de género femenino) por un pronombre declinativo (los), que está escrito en forma incorrecta con género masculino; pues no tiene correspondencia con el sujeto nueve personas. Lo adecuado es: El sitio donde las tirotearon...

En estos otros enunciados no hay, tampoco, concordancia morfológica en los accidentes gramaticales:

"Aprovechó su experiencia de Colima y Tepic".


Los sustantivos Colima y Tepic, con la partícula de, forman el complemento con preposición del núcleo del objeto directo (acusativo) experiencia, y este último término debe estar manifestado en plural, junto con el adjetivo posesivo su. Así debe quedar: Aprovechó sus experiencias de Colima y Tepic.

Lo mismo sucede con los enunciados "La policía les acorraló" y "Las transportaron a una finca abandonada en el sur de Zapopan y tiroteadas" (este verboide adjetivado debe llevar antepuesto el verbo fueron).

Pero ya estuvo suave, y ahora sí, aquí me tumbo de rollo, ése.

UNAS KLASEZITAS DE HORTOGRAFÍA PAL DANIEL SALINAS


Mastíquense ahora la manera (in)adecuada en que el señorón Salinas emplea mayúsculas por minúsculas. El bato de nombre Daniel, talachero periodístico del Frontera en una nota titulada Buscan a niños raptados en EU, escribió así:

"Para ello pidió la colaboración de la Policía de Tijuana con quien (sic)." "En las últimas semanas se han presentado" (¿ante quién?; ¿no sería mejor apuntar han sucedido, se han llevado a cabo, o más propiamente, perpetrado?) "cinco casos" (¿porqué no decir ilícito o delito?) "de secuestro infantil (¿no sería mejor afirmar secuestro de infantes?) "en el Sur de California, lo cual hace sospechar a las autoridades de aquel Estado que podría existir una mafia organizada" (todas las bandas de mafiosos están organizadas, men) "más de lo que se cree."
Continúa el periodista usando mayúscula por minúscula, colocando pronombres enclíticos inservibles y omitiendo artículos indeterminados:

"El comandante elogió la rapidez" (se elogia a la gente por que la rapidez no es un ser humano, a no ser que se trate del recurso poético conocido como personificación: túmelevantastierrafronterizaenlarugosapalmadetubaisa) "con la que la Policía Municipal actuó cuando el pasado mes ocurrió el robo de una niña en (un) centro comercial de Chula Vista (contrasic)." "Normalmente, cuando se persigue a un delincuente en el Sur de California, su primera reacción es tratar de refugiarse en México por algún tiempo" (y todo el que sea necesario para evitar la torcida). "El alcalde Jesús González Reyes ofreció toda su colaboración y aseguró que la respuesta de la Policía Municipal siempre será inmediata (recontrasic)" (¡sí, chucha!; esos son puros rollos politiqueros).

Bien (mejor dicho mal), está claro que no existe en la ciudad de Tijuana ninguna institución denominada literalmente Policía Municipal para que sea escrita con mayúsculas; ésta recibe el nombre de Dirección Seguridad Pública Municipal; y tampoco existe en el vecino país del norte, entidad o condado que lleve por nombre Sur de California. Hay un estado, eso sí, conocido como California; lo de sur, es punto de ubicación geográfica correspondiente a uno de los cuatro –vaya la rebuznancia- puntos cardinales. Las palabras como policía, presidente, rey, iglesia, gobierno, etc., no deben escribirse con mayúscula (al inicio, claro está) cuando se mencionan en forma general. Ejemplo: no me gustaría ser presidente y, menos, agente de la policía municipal.

Wednesday, May 17, 2006

CHUCHERÍAS SINTÁCTICAS



CHUCHEANDO LA SINTAXIS

Antes de jondear a la botezuco de la bazuruca los pápiros que luego utilizara pa su jale la ñorsa piñatera Chonita Vergara, aventaré el oclayo de rigor a algunos cabezales que figuran como títulos en las páginas del Frontera. Por la chercha indecente que dejan caer en el péiper de marras, los encargados de tales menesteres parece que traen encajados en sus güilas y celulitosas nalgas los colmillios de esa fiera llamada Pocamadrismo.

Dense tinta cómo los batillos gorgorean los datos. En la edición correspondiente al domingo 14 de noviembre de 2004, guachen la manera en que adobaron el título de una nota:


«Abandonan búsqueda de niños»

El cabezal antes citado me recuerda la concepción enrevesada de sistema filosófico de Hegel que señalaba Marx cuando afirmaba que las ideas del tícher estaban representadas de cabeza hacia abajo y pies arriba.

Pues bien, los responsables del título de marras amontonaron las palabras incurriendo en los mismos desajustes. No es a la «búsqueda» a quien se abandonó, sino a los niños.

Tuesday, May 09, 2006

OAKSÁKA, OAXACA O GUAJACA



OAKSÁKA, OAXACA O GUAJACA

El Excelentísimo Señor Don Manuel Seco Reymundo, miembro de número (¿?) de la Real Academia Española, en su Diccionario de dudas (Espasa Plus), y quien además, dicho sea de paso, sostiene la cretinada que el gramático debe realizar la "delicada labor de policía lingüística" (¡!), gime una linda engañifa calabobos.
El rucailo repugiña un despropósito de poca madre cuando explica el toponímico Guajaca.

«Oaxaca. Nombre de una ciudad y un estado de Méjico. Se pronuncia /oajáka/, no /oaksáka».


Su argumento produce agruras, y tal parece que el ruco solamente usa la cabeza para colocarse el bisoñé.

El nombre del estado donde nacieron Benito Juárez y María SabinaAntequera, en tiempos de la colonia- ni se pronuncia oaksáka ni mucho menos oajáka como él supone, sino simplemente Guajaca.

MÁS CHOCHECES SINTÁCTICAS



MÁS CHOCHECES SINTÁCTICAS

Los cabezales del pápiro Frontera tal parece que se los avienta el «Charrito de Oro», o sea, el trapeólogo que mapea los pasillos del congal periodiquero.
¿Y los redactores y correctores de estilo?
Bien, gracias.
Tomándose un chanatito mientras les guachan los toliros a las secres.
Aquí va una muestra de las tantas barrabasadas que regularmente cometen.
En una nota publicada el domingo 17 de agosto de 2003 aparece este titular:

«Sube la gasolina en SD».

De esta forma se nalguea la sintaxis.
¿Y los pepudos porqué no ponen alto a estas tropelías?
Tal vez anden muy ocupados en sus vivencias metafísicas, mientras se refinan una langosta aigante bañada con vino tinto del Rhin de Napa Valley mientras se sinquechan a rezarle a la virgen de los «Lamentos»

Monday, May 08, 2006

PREMIADA ES LO MISMO QUE EMBARAZADA



AQUELLOS QUE SON PREMIADOS

¿Porqué machaconamente, y en cantidad abundante, escritores, publicistas e incomunicadores, siguen aferrados a la idiota costumbre de confundir el sujeto con el objeto.
Si algún escribano se hace merecedor de un premio, pongamos por eje el Nobel, no se le dice el galardonado, el laureado, el ganador, etc.
Su individualidad como ser humano se ve reducida a objeto al identificarlo como el Nobel.
E, incluso, hay ocasiones que la estupidez va más allá de tal yerro, pues sucede que si una mujer obtiene un premio se llega al absurdo de llamarla la «premio», en lugar de la «premiada», que es lo correcto.

¿Será porqué usar el término «premiada» no conviene por su sentido calichero? ¿Qué significa en caló esa palabra?
Según mi «Diccionario de caló fronterizo» da a entender lo que sigue:

premiada.
Embarazada o en estado de preñez. En sentido masculino, la excrecencia que sale del ano cuando alguien se tira un pedo, embadurnando el calzón con materia fecal.
<-(de premiar <- latín praemiari).
Véase: Panzona; Premio; Reintegro.

Sea lo que sea, identificar el sujeto con el objeto es una vil pendejez.
Se lee en una notita informativa que publicó el periódico El Mexicuin este domingo 23 de enero:

«VIENA, (EFE).- La premio Nobel de Literatura del año pasado, la austríaca Elfriede Jelinek, ha rechazado que la compañía de correos austríaca "Post" emita un sello en su honor, informa en edición del fin de semana el diario Die Presse».

Como quiera que sea, también el vocablo «premio», calicheramente hablando, significa estado de preñez, y además denota un sentido no muy chicho.


premio.

Embarazo * Mancha de excremento que deja el individuo en el calzón cuando se tira un soplado.
Construcción: «A la morra la sacaron de la escul porque salió con premio. –Dicen que se la abrochó el conserje» (Voz popular).
<-(del latín praemium).
Véase: Giña; Reintegro; ¡Caldo!; Cuacha.

LA VERBA LENGUARAZ: 0 + 1 = 2



En su libro Perlas (Lectorum, 2001) el maestro Nikito Nipongo pone como palo de gallinero a tipejos descerebrados que exhiben, ya sea mediante escritura o con mera verba lenguaraz, inconsistencias y disparates.
Pregunta don Nik:

"¿Cuándo entenderán muchos cráneos estrechos que la numeración comienza con el número 1? El signo duplicador 0 no aparece en el lugar inicial, sino en el décimo: 10 (a un lado del segundo 1 que cierra la decena). Ciertamente, antes del 1 hay 0... ¡pero cero números positivos, como en la escala del termómetro: arriba de esa cifra vacía aparece 1 sobre 0 y, abajo 1 bajo 0! La primera unidad es, obviamente, el 1, ¡no el 0! Empezar con éste lleva a la conclusión insensata de que de 100 unidades la última ¡es 99!"

Compaginado con lo anterior, resulta que Luis Enrique Mendoza (in)comunicador del pápiro Frontera se deja caer un articulejo (24-VIII-2) donde masculla que "Paquita la del Barrio, tenia alrededor de una hora de haber empe-zado" (el guión es suyo) "su actuación" (¿es cantante o actriz?) "en el salón Vaquero" (¿porqué mayúscula?) "de Las Pulgas, que había iniciado a las 00:00 horas".

Y más adelante prosigue con la misma cantaleta del cero cuadrado:

"Cuando el reloj marcaba las 00:00 horas, uno de los integrantes del grupo Oro Negro, que acompañó musicalmente a Paquita, hizo el anuncio oficial de la entrada de la interprete."

Parece que el señor gacetillero anda mal de sus entendederas, ¿cómo puede hablar de 00:00 horas si éstas no existen?
Empezar una cuantificación a partir de cero nos llevaría al absurdo resultado de que 0 + 1 es igual a 2.

No existe la hora 0 (ni menos las 00:00 horas), como tampoco existen el año cero, el kilómetro cero y el grado cero.
Intente localizar usted la hora cero en cualquier guacha (molleja en el caló chilango) y se cerciorará que ni en un reloj de arena aparece.

Relacionado con el asunto de los números, don Tiburcio Luna le escribe a míster Nikito:

"Entiendo que el menor de los números naturales es el 1, el primero de todos los números. Pero cierto cronista culinario opina: 'El 1 no es ciertamente el primero de todos los números, porque su antecesor es el 0'. Hace poco, en mi comedor, descubrí sobre la mesa una mosca. Dije: De acuerdo con el cronista, es la mosca 0. Llegó una más y dije: Es la mosca 1. Y luego apareció otra y dije: Es la mosca 2. Entró mi mujer y exclamó: ¿Qué haces ahí con tres moscas? Contesté: No son tres, son dos. Pero ella contó: Una, dos y tres. Y con el matamoscas mató a las tres moscas. ¡Ni la mosca 0 se salvó!"

Saturday, May 06, 2006

LA PENDEJEZ DE CHINCHAR LA PARLA ESCRITA




Lo que a continuación leerá Se publicó en la sección de «Clasificados» del pápiro «El Mexicuín»:

«SOLICITO DAMA DE COMPAÑÍA JOVEN, 20-30 AÑOS, BONITO CUERPO, ACOMPAÑAR EJECUTIVO NEGOCIOS, GANARÁS MUY BIEN, FIESTAS PACHANGAS. MARCOS».

Tanto argüende de mojiganga para solicitar los servicios de una puta.

Los galimatías están que causan asco. Fíjense en los títulos que copio del pápiro de marras:

«Arranca Municipal de Beisbol Olímpico».


Y aquí va otro remilgo de insensatez que publican en la sección de deportes:

«Arranca la copa en la Independiente».


Repiten y repiten los tolondros gramaticales sin el menor pudor. ¿Qué quieren dar a entender con eso de arranca la copa o el independiente?
Pura dislexia gramatical.

Para que acaben de guacariar, van estas bagatelas pescadas en El Mexicuín, y de cuna atrocidad sintáctica en la que trapichean los cabeceros y redactores los accidentes gramaticales de un enunciado:

«Urgen aplicar sanciones más severas a delincuentes».


Como se advierte, el enunciado transcrito contiene sujeto tácito —en el supuesto que no sea concebido como vocativo—, que es equivalente a un pronombre relativo que indica lugar (podría ser aquí, allí, ahí, etcé) o bien, a un sintagma nominal (por ejemplo: en tijuana, en este lugar, etcé), aunque no necesariamente expresado de modo singular, pero sí implica guardar correspondencia de elementos gramaticales acordes a la lógica del discurso.
Por tanto, y de acuerdo con las reglas de una estructuración correcta de la sintaxis, es una reverenda pendejez chinchar la acción verbal en sentido plural.
Corregido el nefasto malacanchon, el churro debió quedar precisado en estos términos:

«(Aquí) urge aplicar sanciones más severas a los delincuentes».

Tan fácil que está el birote y los güeyes empitonando mamadas que ni un talcualillo de gaceta pueblerina osaría escribir.

MENTECATOS DE PALABRAS RETORCIDAS



LOS ADULTOS MAYORES

Me asomo a una de las páginas del periódico El Mexicuín y leo este cabezal:

«Aplicarán vacunas a adultos mayores»

(nota del domingo 24 de octubre de 2004).

No faltan estupideces lingüísticas como la citada frase angelical para nombrar a los individuos de edad avanzada, o sea a lo ancianos; literalmente a quienes existen mucho antes que otros (anteanus; del latín «ante», antes + «anus», de).
¿Porqué recurrir a mojigaterías para nombrar a quienes ya chochean o se hayan en estado senil? ¿Qué prejuicio hay para no decir viejo o ruco? De mi parte ninguno.
Si la denominación lleva implícita una jerarquización, yo pregunto: ¿cuáles son los adultos menores y los adultos medianos?

De la misma fecha y pápiro extraigo el siguiente encabezado:

«Todo está listo para iniciar el programa Us-Visit en las garitas terrestres»


(¡bolas!).

Pero ¿qué es todo? Adjetivos inservibles y galimatías nauseabundas, «garitas terrestres». Como si hubiera garitas celestiales.
Qué poca madre.

Los términos invertir, gastar, destinar o aplicar pueden figurar como sinónimos, mas no la palabra ejercitar. A ver, pongamos por ejemplo un enunciado:

«Te voy a dar mil bolas pa que los ejercites en el juego de la ruleta».

Suena a mentecatez. Y una idiotez similar, cuya prosodia está hecha un vómito, leí en el papirucho que proxenetea el señorón Eligio Valencia Roque:

«Ejerció el Ayuntamiento este año más de 20 mdp».


La roñería de los encargados de la redacción está más cerca del la sintaxis que embrolla un chulo del Cagüilón que la de un escribano diligente que conoce a fondo su ministerio de labores.
Sigan así y pronto verán que su torre de Babel quedará lista para que la habiten los deslenguados y demás mentecatos de la palabra retorcida.



cretinadas@yahoo.com.mx